Modagatuna

 

 

¡¡¡Gatos que pasión!!!

Se hace cada vez mas frecuente ver mascotas “vestidas”. Soy de las que piensan que un animal viene a este mundo ya “equipado” para enfrentarse a los cambios climáticos, simplemente en el momento de elegir una mascota deberíamos tener en cuenta sus orígenes y costumbres más allá de las modas o de egoísmos personales.

Un San Bernardo, aunque con muchos cuidados pueda adaptarse al calor, indudablemente está preparado para vivir en un clima frío y como tal mas adecuado a su genética.

Pero a pesar de consideraciones personales y, siempre y cuando a los animales no se les haga ningún tipo de daño, resulta gracioso verlos “vestidos“.

Hoy empezamos con los gatos. Tienen famas de “cabroncetes”, altivos, pasotas, independientes que se “venden” fácilmente por un plato de croquetas. Pero no siempre es así, a veces se comportan exactamente como los perros y nos aguantan lo que no está escrito. Los gatos de las fotos que quiero compartir con ustedes, así lo demuestran!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Para los que no pueden tener gatos de verdad, siempre pueden hacerse uno ¿Como?

Aquí tenéis un tutorial con algunos patrones:

http://www.ravelry.com/patterns/library/the-window-cat

Hasta pronto con más animalitos!

Anuncios

Tricotando voy tricotando vengo

Este es un pequeño aperitivo para inaugurar mi nuevo Blog : Haho que, en idioma “Lakota” significa ¡Mira esto!

La idea es ofreceros cosas originales, divertidas y en algunos casos estrafalarias encontradas en la red. También iré proponiendo algunas creaciones propias que publicaré según vaya terminando.

 

 

Lo que ahora identificamos con un’arte para mujeres, lo que hemos aprendido de nuestras abuelas y madres, en realidad allá por el Siglo XVI era menester de los hombre.

Si Señores y Señoras,  en el 1520 en París se constituyó el primer gremio de calceteros.

El que tejía era el hombre, la mujer hilaba. Nosotras seguramente no podemos imaginar nuestros abuelos o padres dar de agujas o de ganchillo, la imagen que tenemos es seguramente de la abuela haciendo bufandas o cubrecamas y quizás de ellas hemos aprendido la mayoría de nosotras.

Como todas las cosas, el tricot ha evolucionado. Aún manteniendo los “clásicos” de antaño últimamente definidos “vintage” y repescados del baúl de los recuerdos, aparecen nuevas y originales formas de entender este arte.

Esta entrada va dedicada a los hombres, sí, esos hombres cuyos antepasados no tenían reparo y pudor en utilizar una herramienta de trabajo que en siglos sucesivos se convirtió en “cosa de mujeres”. Hombres divertidos y sin complejos del Siglo XXI!!

Continuará…